google.com, pub-5885453429627090, DIRECT, f08c47fec0942fa0
 

Taller literario por Zoom. Producción final 2020.

Travesía Interespacial


La nave espacial calentó los transformadores y los motores y partió hacia el planeta Marte desde Cabo Cañaveral, Texas (Estados Unidos). En la nave iban tres tripulantes: el coronel Roger Hudson, La teniente rusa Ana Pavlova y un mono de mascota para que explorara Marte con señuelo de un cajón de bananas que la Nasa destino para Monkey.


Cuando transcurría el viaje recibieron aviso de la NASA, que había en el espacio lluvia de meteoritos, y que cambiaran la ruta para poder esquivar los meteoritos. Los tres estaban almorzando, cuando de repente sintieron un “cimbronazo” al costado de la nave. Entonces el coronel dijo a sus compañeros: “Abran la compuerta que voy a fijarme el daño del meteorito“; salió con el mameluco de astronauta. Se dio cuenta que era tan solo una avería en el motor izquierdo de la nave; salvo el monkey que tenia bananas para festejar y vivía haciendo morisquetas, el coronel y la teniente rusa quedaron más tranquilos porque era tan solo una magulladura.


Reportaron a Cabo Cañaveral y por las imágenes que aparecían en las pantallas del satélite no era nada grave y podían seguir su ruta. El Challenger llamado “GloriyDays” basado en una canción de Bruce Springsteen, que a su vez la escuchaban en un parlante flotando dentro de la nave. La misión del Gloria Days era averiguar si existía Vida en Marte y si en realidad era cierto que existía un Planeta llamado Plutonia.


Cuando recorrieron millones de Kilómetros y aterrizaron en Marte aparte de cráteres con agua, descubrieron que había vida alienígena. Eran todos de color verde, tenían seis dedos en cada mano y la cabeza parecía una pelota de rugby. Los tres tripulantes se intentaron comunicar con ellos pero lo que recibieron fueron piedras y eran muy violentos con los seres humanos.


De inmediato se comunicaron con Cabo Cañaveral y allí les respondieron que regresaran a la tierra, que todo Estados Unidos estaba esperando asombrados y expectantes por la salud de los astronautas del “Glory Days“. Al final se trajeron de recuerdo piedras preciosas que en las joyerías de Montevideo se cotizaban a alto precio. Finalmente llegaron a la estación de la NASA, donde sus familias los esperaban y donde sólo se podían saludar con los puños por la Pandemia Covid-19.


NECTAR.





97 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo